La importancia de contar cuentos a los niños

Contar cuentos a los pequeños es un hábito que parece que quedó un poco en el pasado, allá con nuestros padres y abuelos; una clásica escena que se quedó quizás atrapada en el televisor.

Hoy los padres estamos tan saturados de tareas que no nos queda apenas tiempo para nuestros hijos, y en muchas ocasiones tampoco siquiera para leerles un cuento antes de dormir.

Leer un cuento a nuestros hijos todas las noches es más que una simple actividad para arrullarlos, pues puede beneficiarles de forma muy importante tanto a ellos como a nosotros. Por ejemplo ¿sabías que al leerles estimulas su lenguaje e imaginación y que consigues relajarte y relajarlos creando unos lazos más fuertes con ellos? 

Y éstos tan sólo son algunos de los beneficios que tiene esta actividad, pero hay muchos más:

beneficios de contarle cuentos a los niños
  • Escuchar cuentos hace a los niños más reflexivos, ya que en éstos siempre encontraremos un mensaje que los lleve a comprender la forma en que deben actuar y comportarse, a saber distinguir entre lo bueno y lo malo.
  • Les ayuda a combatir sus propios temores. En muchos de los cuentos los niños se pueden identificar con las emociones de los protagonistas, y el conocer el desenlace y lo que le va ocurriendo a lo largo de la historia supone tener argumentos para afrontar sus propios miedos, con una sensación de mayor control.
  • El cuento es una de las bases para su desarrollo intelectual, al contarles una historia podemos lograr que entiendan las cosas con más rapidez y que su cerebro trabaje con mayor certeza.
  • Se estimula su memoria y sus ganas de expresarse.
  • Desarrolla y amplían sus capacidades de percepción y comprensión.
  • Amplían su sensibilidad.
  • Se siente felices porque sus padres están con ellos, dedicándoles un tiempo para atenderlos y mimarlos.
  • Fomenta la lectura y su amor por los libros, ya que el interés que les despiertan las historias mágicas y llenas de aventura plasmadas en esas páginas aumentan sus ganas de conocer más relatos, por eso es fácil que acaben amando la lectura.
  • Aprenden más palabras, su vocabulario es más amplio y este aspecto les ayudará muchísimo posteriormente, porque podrán leer mucho mejor y por consiguiente tener un mejor desempeño escolar.
  • Los niños a quienes sus padres frecuentemente les leen cuentos saben escuchar y poner atención, elementos muy necesarias para un buen aprendizaje.
  • Es una medida muy efectiva para tranquilizarlos, sobre todo cuando los vemos muy inquietos y/o ansiosos.
  • Les ayuda a conciliar el sueño y les prepara para que descansen como es debido.
  • A través del cuento podemos llegar a relacionarnos tanto con nuestros hijos que podemos ganarnos su confianza, para que así como nos cuentan sobre las cosas cotidianas que les suceden y sobre situaciones difíciles que estén viviendo, les podamos orientar y apoyar.
  • A través de la lectura de cuentos nuestros hijos pueden aprender sobre historia, la vida humana y animal; letras, colores, números, palabras en otro idioma, etc. sin que les resulte aburrido.

¿ Cómo contarles cuentos a tus hijos ?

consejos para contar cuentos

Para que la hora de contar un cuento sea un momento muy esperado por los niños y tenga en ellos los efectos positivos que hemos mencionado anteriormente, debemos tomar en cuenta lo siguiente:

  • Elegid un lugar cómodo y suficientemente iluminado para leer.
  • Procurad que el momento de leerles sea mágico, hacedlo un rito que tanto ellos como vosotros esperéis con ansia y agrado.
  • Contad los cuentos con alegría y entusiasmo para que atraigáis su atención, logren comprender la historia y capten el mensaje. Y cuando os pidan que volváis a contárselos, hacedlo con la misma emoción.
    Especialmente además, en niños muy pequeños, es importante repetir varias veces las diferentes escenas del cuento procurando utilizar las mismas palabras.
  • Mientras leéis, fijaos en sus reacciones y movimientos, y si es necesario haced pausas todas las veces que sea necesario para escuchar sus preguntas o para comprobar si están entendiendo el relato.
  • Dejad que participen lo más posible, tanto a la hora de elegir el cuento a leer como a la hora de las interrupciones.
  • Cuando estén cansados no lo obliguéis, ya que dejarán de ser una actividad gratificante para ellos.
  • Algunas veces leed vosotros los cuentos y otras haced que sean ellos los que los lean si esto es posible. Además de ser algo diferente os colocará a la altura del niño que escucha, y eso creará una corriente afectiva y de gran complicidad entre vosotros.
  • En otros momentos del día, pedidles que dibujen algunos de los personajes o escenas del cuento que se leyó el día anterior. Esos trazos que pueden pareceros garabatos tienen grandes mensajes, ya que allí quedarán expresados los miedos, las expectativas y los intereses que les mueven.
  • Otra forma de saber sus reacciones es hacerles preguntas relacionadas con los relatos, como por ejemplo si les gustó, que les pareció, quienes estaban en el cuento, etc.

Eligiendo cuentos

eligiendo cuentos

Seguid estos sencillos consejos para elegir el cuento más adecuado:

  • Para iniciarse en el mundo de los cuentos, se sugieren los que están relacionados con la tradiciones y el folklore.
  • Los cuentos de hadas ahuyentan pesadillas y temores nocturnos. Los niños adquieren con ellos seguridad en sí mismos, cuando comprueba que el protagonista ha sido capaz de vencer al lobo o a la bruja.
  • Los cuentos que comienzan con la tradicional frase “Érase una vez”, tienen una gran fuerza evocadora. Tienen el poder de introducirlos en un mundo diferente.
  • Los cuentos populares que tratan temas y costumbres de nuestra sociedad ayudan a los niños a conocer las tradiciones ancestrales.

Cuentos para cada edad

cuentos para cada edad
  • A la edad de los dos años y medio, debemos empezar con los cuentos ilustrados.
  • A los 3 años, debemos elegir cuentos que nos relaten historias sencillas y claras en cuanto a la idea y el lenguaje empleado. La acción debe ser lineal y no demasiado larga, ya que la capacidad de atención no está desarrollada a esta edad. ( Es importante que los cuentos no tenga un número excesivo de personajes).
  • 4 años: Los cuentos apropiados para esta edad son los que intervienen personajes fantásticos, objetos extraños que hablan y se mueven, países maravillosos o ciudades encantadas.
  • A los 5 años los niños prefieren personajes y situaciones más reales. Les gustan los protagonistas que son niños como ellos con los que puede identificarse. Esta es una buena oportunidad para introducir valores morales en las narraciones, precisamente gracias a esta identificación.
  • A partir de los 8 años los libros de aventuras y detectives incluidos les encantan. Éstos tipos de cuentos son muy útiles para trabajar ciertos valores ( empatía, solidaridad, amor, respeto, etc.).
  • Desde los 12 años: En esta etapa lo misterioso y desconocido les fascina. Es recomendable novelas realistas que traten temas como el primer amor, los conflictos personales; novelas que reflejan realidades de su entorno social y que pueden ser utilizadas para seguir trabajando y reforzando valores.

Es cierto que los padres en su mayoría y por cuestiones de trabajo no disponemos hoy de mucho tiempo para nuestros hijos, y lo único que queremos al final del día es llegar a casa y descansar; sin embargo existen otras formas que también nos pueden ayudar a relajarnos como por ejemplo leerles cuentos a nuestros hijos.

Recuperemos los hábitos de las generaciones pasadas y contémosles cuentos. Nuestros hijos, y la familia en general, sin duda lo agradecerán.

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.